Cinco maneras hacia una vida equilibrada

1 – Forzarte a separar el trabajo y la vida personal: Los psicólogos sociales apoyan que tu capacidad para hacer un buen trabajo mientras estás en el trabajo depende de si tienes o no una vida hogareña que te refresque y restaure. Si no puede dejar de pensar en los proyectos que tiene que completar después de salir de la oficina, intente crear un archivador mental. Actuaría como su gabinete de proyecto real, ya que se permitirá sentarse, abrirlo y lidiar con sus preocupaciones laborales. Luego fuérzate a cerrar mentalmente el gabinete y hacer otra cosa. Puede probar esto los viernes antes de salir de la oficina o cada noche a una hora determinada. Lo más importante es cerrar el gabinete antes de intentar dirigir su atención a algo menos estresante.

2 – Evite la multitarea excepto mientras está en la oficina: Una mala táctica bastante habitual que sufren los profesionales que trabajan hoy en día es tomar inconscientemente los hábitos de la oficina -especialmente el de la multitarea- a casa con ellos. No es raro que las personas se encuentren lavando platos o limpiando sus cajones mientras llaman a un amigo o revisan sus correos. Vivir todos los días a toda marcha ha resultado en la multitarea cuando uno debe relajarse. Aunque algunos consideran esto como una rutina normal, nuestros cuerpos no lo hacen. Para equilibrar el trabajo, el juego y el descanso, trate de anotar cinco formas en que el trabajo se mezcla con su tiempo libre. A continuación, seleccione uno en el que centrarse. Si, por ejemplo, tiende a revisar sus correos electrónicos cada hora mientras está en casa, reduzca inicialmente a la mitad y luego más hasta que lo reduzca a una vez por noche. Al transformar los hábitos sin sentido en elecciones conscientes, limitará el estrés de su cuerpo y ganará control sobre su tiempo libre durante el día o la noche.

3 – Socialice fuera de su trabajo: Para llevar una vida personal más satisfactoria, amplíe su exposición a las personas con las que no trabaja. De lo contrario, constantemente será empujado al papel que desempeña mientras está en la oficina. Conoce a tus amigos, consíguenos más a menudo, inscríbete en una clase de fotografía, únete al gimnasio o ofrece tus servicios como voluntario para una causa. Conocer gente e intercambiar ideas es una forma muy saludable de encontrar el equilibrio necesario dentro y avanzar gradualmente en tus habilidades y habilidades sociales.

4 – Deja de hablar de trabajo: Las personas tienden a desarrollar círculos sociales y compartir experiencias comunes. Cuando estos círculos son familiares o provienen de su industria laboral, trate de evitar pasar todo su tiempo libre hablando sobre temas que normalmente discutiría durante un freno de almuerzo. Introducir nuevos temas y dirigir la conversación hacia nuevos temas de interés. Los deportes, las artes, la política y los viajes pueden ser temas muy emocionantes para que tus amigos se sumerjan y al final de la noche apreciarás el hecho de que aprendiste algo que fue entretenido y relajante.

5 – Tu hogar es tu santuario: Para evitar que el trabajo invada tu hogar, crea un proyecto personal que te mantenga ocupado pero que al mismo tiempo te ayude a relajarte y recargar energías. Puede ganar mucho pintando, cocinando una cena especial para sus amigos o invirtiendo tiempo para comenzar un proyecto de mejoras para el hogar.

Si te interesa saber algo caliente y algo curioso este lugar será para ti, sin moverte de tu casa puedes puedes visitar nuestra pagina de consoladores y comprar algo que te gustara. Inventa nuevas formas de mantenerte activo y tu cuerpo y mente te lo agradecerán por tener intereses diversos.

Entradas relacionadas